El antiguo Alfabeto Rúnico

El antiguo Alfabeto Rúnico

El antiguo alfabeto rúnico es conocido como Futhark y en principio contenía 24 runas más la runa blanca, que fue añadida más tarde.

Estas fueron divididas en tres “familias” de ocho runas, siendo los números 3 y 8 asociados con poderes especiales. Es más, los tres grupos conocidos como Aettir fueron nombrados como los dioses nórdicos Freyr, Hagal y Tyr.

También existe un grupo llamado El Ciclo de Iniciación, compuesto por trece runas que constituyen un armazón de energía dentro del cuerpo del alfabeto rúnico y están enfocadas directamente sobre el mecanismo de auto cambio.

Por último, comentar que sólo dieciséis runas del antiguo alfabeto rúnico tienen lectura invertida, las nueve restantes se leen siempre de la misma manera.

Freyr: Fehu, Uruz, Thurisaz, Ansuz, Raido, Kano, Gebo, Wunjo

Hagal: Hagalaz, Nauthiz, Isa, Jera, Ehwaz, Perth, Algiz, Sowelo

Tyr: Teiwaz, Berkana, Eihwaz, Mannaz, Laguz, Inguz, Othila, Dagaz

El Ciclo de Iniciación del antiguo alfabeto rúnico: Ansuz, Othila, Uruz, Perth, Nauthiz, Inguz, Kano, Berkana, Ehwaz, Hagalaz, Raido, Thurisaz, Dagaz

Las nueve runas sin revés: Kano, Gebo, Isa, Jera, Eiwaz, Perth, Sowelo, Inguz, Dagaz y la runa Blanca

Las Runas Vikingas:

FEHU: Posesiones. Personaliza las ganancias y los logros, representa la riqueza vital de la comunidad. INVERTIDA: pide reflexión sobre nuestras verdaderas necesidades y por tanto, sobre el valor de la generosidad.

URUZ: Fuerza. Representa el tránsito hacia una nueva etapa, y también está asociada a la renovación cíclica de la vida. INVERTIDA: Es una alerta, proporcionando pistas en forma de fracasos menores y decepciones.

THURISAZ: Puerta. Es la puerta que comunica nuestro mundo interior con el exterior. INVERTIDA: Antes de cruzar esa puerta debemos reflexionar.

ANSUZ: Señales. Desvela los misterios, indica mensajes. Además anuncia conocimientos que ampliaran nuestro mundo. INVERTIDA: falta de comunicación, considera la utilidad de la adversidad.

RAIDO: Viaje. Encuentros, comunicación. Por fin existe comprensión, y ello siempre, significa avance. INVERTIDA: Atención a las relaciones personales, en este momento las rupturas son más probables que las reconciliaciones.

KANO: Apertura. Anuncia el fin de la oscuridad, la llegada de la luz y la apertura hacia nuevas iniciativas. INVERTIDA: Oscurecimiento en alguna situación o relación. Esta runa invertida te invita a renunciar gustosamente al pasado pues de no hacerlo podrías perder una oportunidad.

GEBO: Asociación. Anuncia una próxima relación, puede ser profesional, amorosa o un nuevo amigo. Pero nos aconseja conservar nuestra independencia.

WUNJO: Alegría. Seremos bendecidos por el don de la felicidad, que nos liberará del dolor y el sufrimiento. INVERTIDA: Las cosas tardan en madurar y surgen temores internos. Un crisis, una transición difícil aunque breve.

HAGALAZ: Destrucción. Es la runa de las fracturas, anuncia algún cambio, que puede ser dulce, o doloroso si se trata de desgarros emocionales.

NAUTHIZ: Restricción. Es la runa de la necesidad y el dolor. Nos advierte sobre los obstáculos que nosotros mismos nos creamos, por tanto, nos invita a la reflexión. INVERTIDA: Se dice que sólo en el punto de máxima oscuridad nos volvemos conscientes de nuestra luz interna. Cuando algo en nuestro interior es negado causa estragos. Por eso es necesario hacer limpieza.

ISA: Paro. Simboliza la retención, la retirada. Nos confirma que estamos en un momento en que debemos tener paciencia y esperar.

JERA: Cosecha. Anuncia que por fin es hora de recoger los frutos del trabajo bien hecho en cualquier aspecto de nuestra vida.

EIHWAZ: Defensa. Personaliza la prevención, nos advierte de posibles problemas en un nuevo proyecto por eso nos aconseja prudencia.

PERTH: Iniciación. Habla de lo oculto, de nuestras fuerzas espirituales y sus caminos inescrutables. Nos recomienda la libertad y el desapego. INVERTIDA: No puedes repetir el pasado sin sufrir. Por lo que debes reunir tus energías dispersas y concentrate en tu propia vida y en tus necesidades auténticas.

ALGIZ: Protección. Significa defensa y protección ante nuestras propias emociones. Indica que no debemos dejarnos arrastrar por la ansiedad. INVERTIDA: pon atención a tu salud y no aumentes la carga que otros llevan. Atención a las asociaciones que hagas, puede que te estén utilizando, pero se consciente de este hecho y asume la responsabilidad de tu posición, siempre aprenderás algo.

SOWELU/SIGEL: Totalidad. Representa la energía solar, o lo que es lo mismo, la fuerza vital. Por tanto habla de nuestra potencia vital y vaticina un resultado victorioso.

TEIWAZ: Guerrero. En primer lugar, vaticina una lucha espiritual con nosotros mismos, para ello tendremos que iniciar un periodo de introspección. INVERTIDA: Ojo con las asociaciones apresuradas o fuera de tiempo, tu energía vital se filtra o se derrama. No encontrarás respuestas en el consejo externo.

BERKANA: Crecimiento. Habla de maduración que puede ser en cualquier plano de la vida, tanto espiritual, como profesional o de relaciones. INVERTIDA: Tal vez sientas desaliento al fracasar en la acción apropiada. Examina lo que ha sucedido y tu parte en ello, tus necesidades y también, las necesidades de los demás, ¿Estás anteponiendo tus deseos a las necesidades ajenas?

EHWAZ: Movimiento. Es la runa del progreso en movimiento. En principio aconseja sobre la necesidad de actuar respecto a algo que nos preocupa. INVERTIDA: Movimiento que aparentemente bloquea. Simplemente debemos reconocer que no todas las oportunidades son apropiadas, que no todas están abiertas a nosotros. Por tanto, evita la acción.

MANNAZ: El Yo. La runa que encierra la esencia de cada persona. Vaticina éxito en las relaciones a emprender. INVERTIDA: Reconocerás al enemigo externo como reflejo de lo que hasta ahora no has podido reconocer como proveniente de tu interior. Sobre todo no te des aires.

LAGUZ: Corriente. Relacionada con el agua y el mar, nos pide que abandonemos nuestras rigideces morales, nuestros temores , para fluir libres. INVERTIDA: Nos advierte contra ir más allá, contra el esfuerzo excesivo. También nos indica que el lado intuitivo está debilitado y nos pone fuera de equilibrio.

INGUZ: Fertilidad. Representa todo lo que empieza, ya sea un nuevo ser, un proyecto, un viaje, un trabajo, una amistad…

DAGAZ: Transformación. Anuncia que ahora es el momento apropiado para llevar a cabo un cambio. Es por eso que recomienda la actuación.

OTHILA: Retiro. Es la runa de la renuncia y la herencia. Vaticina beneficios si sabemos abandonar algo que nos estorba. INVERTIDA: No es momento de permanecer atados a condicionamientos pasados. Considera no solo lo que te beneficiará sino también lo que beneficiará a otros. La negligencia a la negativa a ver claro podría causarte dolor a ti y a los demás.

RUNA BLANCA: El inconocible. Representa tanto el principio como el fin, puede presagiar la muerte simbólica de alguna parte de nuestra vida espiritual. Es la runa de la confianza absoluta y las última que se añadió al antiguo alfabeto rúnico.

RUMERAL El Arte de leer las Runas

El equipo de La Brújula de las Manualidades